Los cinco principios del Reiki

Mikao Usui, de quién hablamos en el apartado de historia del Reiki, comprendió que su misión no era simplemente curar el cuerpo físico, sino que debía ayudar a los demás a tomar a su cargo su propia curación, y que para ello toda curación lleva consigo un cambio de actitud ante la vida, apartando las actitudes y pensamientos negativos y abriéndonos a lo positivo y al amor; así enunció los cinco principios del Reiki:

 

 

Primer Principio del Reiki

Hoy serás agradecido

 

     Albergar un sentimiento de gratitud hacia la vida es vivir en la abundancia. Si mantenemos esta clase de pensamientos, y no solamente el agradecimiento a los bienes y bondades recibidos, sino también la confianza de que siempre nos serán concedidos, seremos un polo de atracción para la abundancia.


     Este es nuestro estado natural. Sólo la doble idea de escasez impresa en la conciencia de la raza (el inconsciente colectivo), y nuestro propio acondicionamiento impide a los hombres aceptar lo que les es debido. Uno de los conceptos fundamentales en que se fundan las grandes filosofías y las religiones antiguas es el de la profusión. Las últimas enseñaban que comprenderse a sí mismo es comprender a Dios o comprender la Verdad, que la introspección permite trocar el temor en amor, la ignorancia en sabiduría y la escasez en abundancia.

      "Somos lo que vemos", o sea que si no veis más que lo que os falta, continuaréis en el camino de la necesidad. Si, por el contrario, sois conscientes de la infinita abundancia que os rodea y agradecéis los bienes recibidos, os beneficiaréis de forma creciente.

      Nada nos falta en este planeta, únicamente es defectuoso el reparto de los recursos, porque está fundado en nuestra convicción de escasez, sin hablar de la avaricia humana, estando así engendrada también por el temor a las necesidades.

      Ser agradecido es admitir en el yo interior que se participa del movimiento universal y que el sentimiento de aislamiento que experimentamos no es más que una ilusión. Saber aceptar la abundancia que os pertenece por derecho es también importante. Pues si en vuestro subconsciente creéis no ser dignos de las riquezas del Universo, obstaculizáis el aporte de abundancia.

     En el reino de lo absoluto, cada acción y cada causa están coronadas por el éxito. Si algunos individuos no logran este resultado es porque en ellos existe un desequilibrio, y están como cerrados a su realización.

 

     El hermetismo sugiere un ejercicio simple que permite la puesta en resonancia del cuerpo con la fuerza vital del lugar en que vive. Se trata del ejercicio de la estrella, que consiste en adoptar durante tres a cinco minutos la posición erguida, con los pies separados y los brazos caídos a cada lado del cuerpo, la palma de la mano izquierda mirando al cielo y la de la mano derecha hacia el suelo. La corriente magnética penetra por la mano inquierda hasta el corazón y la región del plexo solar recarga al cuerpo, mientras que el excedente baja a la tierra, por la mano derecha. Si se practica por la mañana, este ejercicio tiene un efecto dinamizador, y por la noche, proporciona una sensación de relajación.

     Una vez tomado contacto con la energía vital universal, con el cuerpo penetrado de ella, fijaréis la atención en la idea del éxito, de la riqueza, en relación con todos los aspectos de vuestra vida. Esta energía desarrolla las capacidades del Yo, abriendo canales para recibir la corriente cuyo poder magnético establece una relación con los deseos del ser.

 

     El tratamiento personal, a su vez, modificará los viejos esquemas inconscientes que impedían el paso de la corriente de prosperidad.

 

     El esfuerzo permanente que ha de proporcionar la conciencia para mantener el sentimiento de gratitud favorecerá a la atracción magnética de la abundancia.

 

     Aprended a vivir a partir de hoy en la abundancia y sed agradecidos.

       

Segundo Principio del Reiki

Hoy no sufrirás inquietudes ni angustias


      Inquietarse es olvidar que cada cosa tiene su razón de ser en el Universo. Si estamos en perfecta armonía con nuestro Yo profundo, si cada día lo vivimos plenamente, estamos conscientes de haber hecho todo lo que se halla bajo nuestro poder, y el resto radica en la energía universal.

      Es vano inquietarse por el pasado, puesto que en todas las situaciones de la vida cada uno de nosotros actúa lo mejor que sabe y de acuerdo con la sabiduría de que dispone en aquel momento. Nosotros somos el producto de nuestro propio condicionamiento y reaccionamos en consecuencia.

      Si una acción pasada causa remordimientos, comprended que fue el fruto de vuestras capacidades y las circunstancias del momento. Agradeced, pues, la lección y continuad vuestro camino. Pensad también que las injusticias de las que habéis sido víctimas fueron el resultado de las acciones de otros individuos asimismo condicionados. Deseadles el bien, esperando que también ellos hayan aprendido la lección.

      Incluso lo que al principio os parezca negativo, puede llegar a ser una rica enseñanza en el futuro. De alguna manera, hasta inconscientemente, habéis ayudado a crear esa situación, y siempre por alguna razón.

Agradeced, por tanto, lo conseguido y proseguid vuestro camino.

     Dejaos guiar por el Yo profundo y no obstaculicéis el movimiento universal de la vida. Sabed que en la corriente armoniosa de vuestro ser, los sucesos están sincronizados. Desde el momento de hayáis cumplido con la parte que os corresponde, sed confiados.

      La inquietud provocada por una forma de pensamiento irracional crea unas barreras suplementarias que nos aislan de nuestra conciencia. Dejad hoy que vuestro Yo profundo tome las riendas y liberaos de todos vuestros cuidados e inquietudes.

 

Tercer principio del Reiki

Hoy no te encolerizarás

 

     La cólera es una emoción completamente estéril. La cólera expresa el deseo de dominar una situación en la que se nos escapa el control de los acontecimientos, y en la que estamos en desacuerdo con nuestro Yo profundo, o sea con el objetivo universal de la vida.

      Muchos individuos confían en su Ego para orientarse en el curso de su vida, en vez de seguir los consejos de su naturaleza profunda, para que los oriente en la corriente natural y armoniosa de la ida. El Ego está sujeto a los deseos y las aspiraciones inadecuadas que tanto nos exponen a los tormentos y desdichas.

     Cuando nuestras ambiciones agotan nuestras fuerzas vitales y nos enojamos con las personas de nuestro entorno que no están a la altura de nuestros objetivos o nuestros deseos, olvidamos fácilmente que quienes nos rodean no son sino el reflejo de nosotros mismos.

      Cada uno de nuesrtos pensamientos origina una causa cuyo efecto puede manifestarse en el momento en que menos lo esperamos. En realidad, cada situación es un espejo, la reflexión directa de una causa y del efecto que hemos creado. Si algunas personas desencadenan nuestra cólera o desvelan nuestros puntos débiles, no podemos hacerles responsables de nuestro enfado, y cada cual tiene que aprender.

     Reaccionamos frente a los demás por lo necesidad natural y mutua de asimilar ciertas lecciones. Es esto lo que demuestra Carlos Castaneda al mostrarse agradecido respecto a los tiranos de su vida. Son ellos los que nos permiten descubrir las flaquezas de nuestro Ego. Observando nuestras reacciones con respecto a los demás podremos identificar los problemas con los que tropieza nuestra conciencia, y entonces estaremos en condiciones de modificar los esquemas negativos.

      A partir de ahora, cuando alguien desencadene vuestra cólera, afrontad vuestras emociones para tener conciencia de vuestras debilidades, ya que esto os permitirá progresar.

     Subrayaré, en fin, que la cólera no debe suscitar un sentimiento de culpabilidad en quien la experimenta. Esta tendencia forma parte de nuestros esquemas desde hace tantas generaciones que resulta muy difícil reprimirla cuando nos hiere la cólera ajena.

     Con mayor razón, en nuestra sociedad, el hombre consagra lo mejor de sí mismo a sus ambiciones, y el sentimiento de impotencia que se origina da nacimiento a su indignación.

     Cuando uno se esfuerza por enmendar su comportamiento, conviene liberar las emociones, no retener la cólera, sino templar las acciones expresando con calma las sensaciones experimentadas frente al comportamiento negativo de un tercero.

     Si éste insiste en su tono provocador, es preferible rechazar el enfrentamiento a fin de recuperar el dominio personal.

     Cuando está a punto de producirse un incidente, la conducta ideal consiste en reprimir toda reacción intempestiva e impregnarse de n sentimiento de generosidad. ¿Puede alguien sentir cólera con una sonrisa en los labios? Sonrisa qu seguramente también servirá para desarmar al provocador.

     La cólera es una energía disonante que puede engendrar la enfermedad del cuerpo físico. Por consiguiente, es preferible aprender a transformar esta energía mediante un enfoque constructivo. Hoy no debéis encolerizaros, sino estar agradecidos.

 

Cuarto Principio del Reiki

Hoy trabajarás honradamente

 

      Una de las reglas fundamentales de una vida armoniosa es la honradez hacia uno mismo, cuyo resultado es un sentimiento de amor propio. Pero esto implica que se afronte toda verdad sin rodeos.

      Cuántos individuos viven en un universo de fantasmas y sólo tienen del mundo real una visión truncada... Esta ausencia de lucidez conduce generalmente al desorden. Cierto es que en el mundo actual no es fácil enfrentarse con la verdad.

      Aceptar la verdad, estar de acuerdo con la finalidad del Yo, es también la forma de vivir más sencilla, ya que la verdad es sinónimo de luz y claridad. Considerar la vida con una perfecta honradez permite discernir más fácilmente las lecciones que nos da y asimilarlas con menos esfuerzo. Los fantasmas engendran un mundo complejo en el que el rechazo de lo real elabora un conjunto de mentiras que, si bien protege contra la verdad, crea un aunténtico laberinto en el que el Yo está prisionero.

      Sed sinceros con vosotros mismos y comprobaréis el valor ejemplarizador que tendrá esta cualidad sobre vuestro entorno. Después, será fácil aplicar la máxima: "Haz a los demás lo que te gustaría que ellos te hiciesen".

      Realizar el trabajo conscientemente es estar de acuerdo con el ser profundo. Esta verdad se aumenta con un sentimiento de amor, tanto para uno mismo como para los demás, que es el creador de la armonía en la vida.

      Hoy contemplaréis de frente la verdad y trabajaréis honradamente.

 

Quinto principio del Reiki

Hoy amarás y respetarás todo lo que vive

 

      Si está claro que todos procedemos de un mismo origen, es igualmente cierto que todas las manifestaciones de vida son interdependientes. Los daños que le causamos a nuestro planeta, nos han llevado a la conclusión de que la supervivencia del la humanidad depende de su voluntad de reemplazar el egoísmo que la induce a monopolizar la naturaleza, por el respeto a toda forma de vida.

      La física reconoce hoy día que todos hemos salido de la misma fuente de energía y que la materia sólida no es más que una energía animada de vibraciones diferentes. Toda materia vibra, pero a distintos niveles, pese a lo cual todos están intercomunicados, puesto que ninguna barrera sólida separa a los cuerpos.

      Por tanto, puede admitirse que el hecho de aceptar las múltiples facetas de nuestra personalidad tendrá un efecto sobre los seres que nos rodean. De igual manera que reconocer las suyas nos afectará a su vez. En consecuencia, toda energía positiva dirigida hacia nosotros o hacia los demás contribuirá a la transformación del planeta. Cada persona, animal, planta o mineral, participa del Todo. Amar y respetar a los demás es testimoniar amor y respeto hacia nosotros mismos y nuestra tierra nutriente.

 

 

 

Reiki. Curación y autocuración por la energía Universal. Paula Horan

 

 

Ir arriba

 

 

Reiki y Shiatsu Terapias Barcelona